Google desarrolla unas lentillas para diabéticos

Por: mallorcadiario.com el 17 enero 2014

20140120-214934.jpg
Google está desarrollando unas lentillas con las que medir el índice de glucosa en la sangre a través de las lágrimas, utilizando un micro chip inalámbrico que se encaja entre dos capas de material para lentes de contacto, dos años después de que Microsoft empezase a trabajar en una tecnología similar.

La mayoría de la gente no es consciente del número de personas a los que les afecta la diabetes, siendo una de cada 19 personas en el mundo. Estas personas necesitan realizar un control de azúcar en la sangre para evitar llegar a una situación de riesgo, incluyendo daños a los ojos, riñones o el corazón.

Aunque muchas personas utilizan monitores de glucosa con un sensor de glucosa incrustado debajo de la piel, la mayoría de las personas con diabetes deben pincharse en el dedo para comprobar a través de la sangre los niveles de glucosa.

Google X quiere ayudar a todas las personas afectadas por esta enfermedad, desarrollando un sistema por el cual, a través de unas lentillas que controlan el índice de glucosa en la sangre mediante las lágrimas del portador, se podrán evitar métodos como las agujas o los análisis clínicos.

“También estamos investigando la posibilidad de que esto sirva como una alerta temprana para el usuario, por lo que estamos explorando la integración de pequeñas luces LED que podrían iluminarse para indicar que los niveles de glucosa han cruzado por encima o por debajo de ciertos umbrales”, ha informado Google a través de su blog oficial.

Google X está aún en conversaciones con la FDA (Agencia de de alimentos y medicamentos, por sus siglas en inglés), pero aún queda mucho trabajo por hacer para convertir esta tecnología en un sistema que la gente pueda usar a diario.

Hace dos años, Microsoft junto con la Universidad de Washington empezó a trabajar en el desarrollo de un tipo de lentes de contacto que, además de ofrecer información mediante realidad aumentada (RA), controlara los niveles de glucosa en sangre de aquellos enfermos que padecen diabetes.

Anuncios

El 52% de los menores de 8 años no ha ido nunca al oftalmólogo, según una encuesta realizada por la Fundación IMO a 700 padres y madres en el Salón de la Infancia

Durante la pasada edición del Festival de la Infancia de Barcelona, que tuvo lugar del 27 de diciembre al 4 de enero, la tercera consecutiva en la que participa la Fundación IMO, ha llamado especial atención a los especialistas el aumento de patología diagnosticada o sospechada.

Fuente: www.imo.es http://www.imo.es/2014/01/10/el-52-de-los-menores-de-8-anos-no-ha-ido-nunca-al-oftalmologo-segun-una-encuesta-realizada-por-la-fundacion-imo-a-700-padres-y-madres-en-el-salon-de-la-infancia/#.Uta3gmTuL5k

Toda patología que no se diagnostique y trate antes de los 7 u 8 años puede convertirse en crónica

Los oftalmólogos del IMO alertan de la importancia de intensificar las revisiones oculares en la infancia, puesto que toda patología que no se diagnostique y trate de forma precoz antes de los 7 u 8 años, momento en que se completa la formación de la visión, puede convertirse en crónica e irreversible. De ahí, la necesidad de fomentar la prevención y la salud ocular infantil, ya que como se desprende de los resultados obtenidos en las encuestas realizadas a 700 padres y madres en el Festival, un 52% de los niños menores de 8 años no ha sido llevado nunca al oftalmólogo.

Razones para visitar al especialista

Dolores de cabeza, cansancio o dificultes para leer, síntomas que pasan desapercibidos o no se asocian a patologías visuales

En muchos casos, el motivo por el que los padres no llevan al especialista a sus hijos es porque no detectan ninguna anomalía que les haga sospechar de un posible problema visual. Sin embargo, los profesionales del IMO advierten de que muchas veces existen problemas que pasan desapercibidos o no se asocian a patologías visuales pese a su estrecha relación, como los dolores de cabeza, el cansancio o las dificultades en la lectura y otras tareas escolares. Ante la sospecha de cualquiera de estos síntomas es aconsejable acudir al oftalmólogo, lo que, de hecho, motiva el 18% de las visitas a este especialista (aunque la razón principal, 57%, es realizar una revisión rutinaria).

El 38% de los encuestados afirma no prestar atención a la visión de los niños en las revisiones pediátricas

Más de la mitad de los encuestados que sí ha llevado a sus hijos al oftalmólogo, lo ha hecho por iniciativa propia (55%), aunque el pediatra también juega un papel fundamental, ya que es quien ha recomendado de forma explícita la revisión en un 38% de los casos. El consejo del pediatra, por tanto, representa un factor clave para los padres. En este sentido, cabe destacar que el 38% de los encuestados afirma que no se presta atención a la visión de los niños en las revisiones pediátricas, frente a un 58% que afirma lo contrario, aunque, en muchos casos, matizan que la exploración ocular es muy superficial. Como consecuencia, un contundente 85% de la muestra cree que los programas de salud en la infancia deberían dar mayor importancia a la visión del niño.

Principales patologías detectadas

El 14% de los niños que han visitado al oftalmólogo han sido diagnosticados de alguna patología ocular

La necesidad de prevención de la salud ocular infantil queda patente en el hecho de que, según la encuesta, un 14% de los niños que han visitado al oftalmólogo han sido diagnosticados de alguna patología ocular, un porcentaje similar al obtenido en las exploraciones realizadas en el Festival por el equipo del IMO. De nuevo, las principales patologías detectadas son los defectos refractivos (7% de los diagnósticos) junto con el estrabismo y la ambliopía, que representan también buena parte de los problemas oculares de familiares directos de los niños (defectos refractivos, 62% de los antecedentes familiares;estrabismo, 7%, y ambliopía, 6%). Sin embargo, el hecho de que un 79% de los encuestados o sus parientes cercanos tengan algún problema ocular no es considerado como un factor de riesgo relevante, ya que de estos, el 60% no lo tiene en cuenta a la hora de plantearse el cuidado de la salud ocular de los más pequeños. En este sentido, los especialistas recuerdan el peso de los antecedentes familiares en el desarrollo de patologías oculares.

Lentes de contacto llevarán un fármaco contra el glaucoma

El lente suelta la sustancia cuando aumenta la presión ocular, principal causa de la enfermedad que puede causar ceguera.

Fuente: elcomercio.pe

Una investigación conjunta de la Enfermería para Ojos y Oídos de Massachusetts, el Departamento de Oftalmología Médica de la Universidad de Harvard, el Hospital de Niños de Boston y el Instituto de Tecnología de Massachusetts, todos en Estados Unidos, ha desarrollado una técnica para combatir el glaucoma.

Mediante este innovador proceso, se administrará latanoprost, un medicamento oftalmológico en gotas que controla la progresión del glaucoma, a través de lentes de contacto.

Estos lentes especiales liberan latanoprost gracias a que este medicamento pudo ser encapsulado en láminas de methafilcon. Este es un material usado para elaborar lentes de contacto, a través de la polimerización con luz ultravioleta.

Fármaco encapsulado

De acuerdo con los resultados obtenidos luego de varios experimentos y análisis, se pudo observar que el medicamento latanoprost se liberaba intensamente en la primera aplicación. Luego, a lo largo de aproximadamente un mes, su presencia era sostenida.

Además, los investigadores determinaron que las concentraciones en el humor acuoso, líquido que oxigena el globo ocular, eran comparables a su administración tópica, al menos por ese período de tiempo. Hasta el momento, los lentes han sido probados únicamente en animales.

Importancia de los exámenes regulares

Fuente: http://www.elmundonewspaper.com/

OJOS BAJO CONTROL

Aunque es comúnmente conocido que los problemas oculares aumentan rápidamente con la edad, especialmente luego de los 65 años, un factor menos conocido es que la pérdida de la visión también está relacionada con la mayor frecuencia de caídas, lesiones, la depresión y el aislamiento social. Como parte de una estrategia de mantener la salud en general, la Academia Americana de Oftalmología urge a las personas mayores a que tengan un examen ocular completo, especialmente si no lo han tenido en los últimos dos años, aun si no tienen síntomas.

La academia también aconseja a que los mayores, sus seres queridos y cuidadores estén conscientes de las señales que indican problemas en la visión que requieren un examen ocular. Estos problemas incluyen: tropezarse con objetos o dejarlos caer al piso sin querer, vacilar al caminar, entrecerrar o entornar los ojos para enfocar, no poder tomar un objeto al tratar de agarrarlo y dejar de hacer actividades diarias como leer y escribir.

Los exámenes oculares son sencillos y sin dolor; además son críticos para poder detectar problemas de la visión en las primeras etapas y para ayudar a preservar la visión. Durante el examen, un oftalmólogo –médico que se especializa en los ojos– dará un diagnóstico y un tratamiento para todas las enfermedades y condiciones oculares.

Piercings y posibles lesiones

‘Piercings’ en cejas y párpados pueden provocar lesiones

Fuente: mallorcadiario.com el 29 diciembre 2013

Los ‘piercings’ que se colocan en las cejas y en los párpados pueden provocar lesiones en los ojosy romper las monturas de las gafas, según ha advertido Multiópticas, que ha recordado que la zona que rodea a los ojos es “especialmente sensible” y, por tanto, peligrosa.

En ocasiones, estos pendientes se colocan en el lugar en el que se alojan los músculos simpaticomiméticos, encargados de dirigir muchos de los movimientos faciales como, por ejemplo, las expresiones.

Por este motivo, Multiópticas ha alertado de la importancia de no colocar en esas zonas los ‘piercings’ y, especialmente, aquellas personas que tienen gafas ya que tienden a rozar con las monturas y producen una progresiva irritación de la ceja, como consecuencia del continuo movimiento y de la presión que ejerce sobre la gafa. “A esto se suma el riesgo de lesiones o heridas en caso de sufrir un golpe o caída”, ha apostillado.

Los pendientes en el párpado ponen también en “permanente” peligro al ojo y suelen causar rechazo, algo que se aprecia con hinchazón en la zona o con un amoratamiento de la misma. Además, en función del tamaño, puede producirse el roce o choque con la lente de las gafas, causando infección.

Finalmente, Multiópticas ha aconsejado no ponerse el pendiente en el puente de la nariz a la altura de las pupilas ya que, para usuarios de gafas graduadas, supone un “verdadero problema” diario debido a que está en permanente contacto con la montura. “Esto supondría la necesidad de utilizar lentes de contacto exclusivamente, algo poco recomendado”, ha zanjado.