De nuevo con vosotros 😍

Estos días empezaremos a atender las consultas ordinarias!! Con todas las medidas y recomendaciones higiénicas estudiadas e implementadas , retomamos nuestra actividad con ganas de veros de nuevo !

TU SALUD ES LO MAS IMPORTANTE

EN POCOS DÍAS VOLVEREMOS A TENER LA CONSULTA ABIERTA AL PUBLICO

Captura de pantalla 2020-04-08 a las 17.42.38

¿Podemos desarrollar glaucoma si ya tenemos cataratas?

Tanto las cataratas como el glaucoma pueden formar parte del proceso natural de envejecimiento. Muchas personas mayores de 60 años pueden padecer ambas enfermedades. Pero estas no están relacionadas aunque se trata de patologías graves que pueden provocar la pérdida de la visión. Sin embargo, esta pérdida de la visión debido a cataratas puede revertirse mediante cirugía. La pérdida de la visión debido al glaucoma es, hasta ahora, irreversible. 

Según el doctor Enrique Chipont, especialista en Oftalmología y director médico de Oftálica, “las personas con glaucoma generalmente no presentan un mayor riesgo de desarrollar cataratas. Existen excepciones, como aquellas personas que tienen glaucoma debido a causas secundarias como inflamación del ojo, traumatismo ocular o esteroides. También corren un mayor riesgo quienes padecen afecciones del desarrollo, como rubéola congénita, las cuales pueden provocar glaucoma, cataratas o, en ocasiones, ambos”. Las dos afecciones oculares son también más frecuentes con la edad, razón por la cual muchas personas que tienen una enfermedad podrían desarrollar la otra.

 

La cirugía de cataratas se realiza cuando la visión de una persona se ha reducido hasta el punto que esto interfiere con sus tareas diarias habituales, por la disminución de cantidad o de calidad de la visión. En la mayoría de los casos de cirugía de catarata, el cristalino opaco es extraído y reemplazado con una lente transparente, mediante el implante de una lente intraocular (LIO).
 
¿Se pueden realizar las cirugías de cataratas y glaucoma a la vez?

La cirugía de catarata puede causar un cambio en la presión del ojo. Hoy en día está aceptado que el incremento del espesor del cristalino que se produce a medida que avanza la catarata puede provocar una disminución del espacio en la cámara anterior del ojo y, de ahí, que se origine un glaucoma.

Al extraer el cristalino en la operación de cataratas se desarrolla un nuevo espacio que, aproximadamente en un 60 % de los casos, permite que se normalice la presión intraocular, haciendo que no sea necesario llegar a operar el glaucoma.

 

El doctor Chipont, aconseja que “en los pacientes que sufren cataratas y glaucoma, por lo general, primero recomendamos la operación de cataratas para, a continuación, estudiar de nuevo el progreso de la presión ocular. Si esta se reduce, ahorramos al paciente tenerse que someter a otra operación, la de glaucoma, que presenta un índice de riesgo mayor que la de cataratas”.
 
La cirugía

El proceso de retirar la catarata se denomina extracción del cristalino, y se puede realizar por técnica de facoemulsificación o por técnica extracapsular. Se implanta el lente intraocular sobre la superficie propia de ojo que se llama la cápsula posterior. En algunos pacientes con el paso del tiempo esta cápsula puede volverse opaca y disminuir la calidad de la visión. Por lo tanto, se puede realizar el procedimiento láser, llamado capsulotomía, el cual elimina la cápsula y reestablece la calidad de la visión sin requerir cortes en el ojo.

 

Las personas que tengan alguno de estos dos problemas deberían hablar con su oftalmólogo sobre las opciones posibles de tratamiento, como otros medicamentos, tratamiento láser o cirugía.

Fuente: http://www.diarioinformacion.com/empresas-en-alicante/2017/06/10/desarrollar-glaucoma-cataratas/1904251.html

La mitad de las personas ciegas por diabetes no habían ido nunca al oculista

La mitad de las personas ciegas por diabetes no habían acudido nunca al oftalmólogo, a pesar de que la retinopatía diabética -una de las complicaciones más habituales de esta enfermedad crónica- es la primera causa de ceguera legal (visión por debajo de la agudeza visual) en España.

posteos-de-campana-reg-3

Así se puso de relieve con motivo de la celebración el 14 de noviembre del Día Mundial de la Diabetes, que este año se dedica a concienciar sobre la importancia de la salud visual, bajo el lema ‘Ojo con la diabetes’.

Más de 5 millones de personas padecen en España esta enfermedad, de los que 1.600.000 presentan problemas de visión, ha señalado Elena Andradas, directora general de Salud Pública, Calidad e Innovación, quien ha admitido que, teniendo en cuenta estos datos, hay «un margen de mejora» en el abordaje de la patología.

La representante del Ministerio de Sanidad ha explicado que un 11 % del gasto sanitario del Sistema Nacional de Salud (SNS) se atribuye a la diabetes y sus complicaciones y ha subrayado que se trata de una enfermedad cuya incidencia va en aumento, de tal forma que se prevé que en 2030 una de cada diez personas la padezcan.

Por su parte, el doctor José María Ruiz, presidente de la Sociedad Española de Retina y Vítreo, ha señalado que la tercera parte de los diabéticos van a presentar retinopatía y, de ellos, una tercera parte van a tener una afectación grave de su visión.

Por ello, la recomendación es que en pacientes con diabetes tipo 2 se estudie el fondo del ojo desde el momento del diagnóstico, mientras que en los de tipo 1 «hace falta que pasen entre 1 y 5 años para que aparezcan las complicaciones».

¿Cómo se puede controlar la retinopatía? Según este oftalmólogo, es necesario una «adecuada» formación de los médicos de atención primaria «para que se animen a ver el fondo del ojo» de los pacientes con diabetes, aunque ha reconocido que «muchas veces es difícil por la presión asistencial» que soportan.

El doctor Ruiz ha explicado que actualmente se está poniendo en marcha la telemedicina: se realiza una fotografía del fondo del ojo mediante unos sistemas que no requieren en algunos casos la dilatación de la pupila.

Ello -ha agregado- permite detectar precozmente la aparición de complicaciones visuales y facilita poder remitir al paciente al hospital antes de que aparezcan problemas más graves.

El presidente de la Federación Española de Diabetes (FED), Andoni Lorenzo, ha puesto de relieve que el 26 % de los pacientes con diabetes tipo 1 y el 36 % de los de tipo 2 no han sido sometidos nunca a una exploración de fondo de ojo, por lo que ha pedido una mayor implicación de las sociedades científicas y de la propia Administración.

Ha manifestado estar sorprendido con el hecho de que el 50% de las personas ciegas por diabetes no habían ido nunca al oftalmólogo y ha considerado que no se debe a una única causa, sino que es un «problema estructural» derivado de la falta de concienciación y sensibilización sobre una enfermedad que «lo mejor y lo peor que tiene es que no duele».

En ese sentido, el doctor Ruiz ha argumentado que hay muchos diabéticos que no asumen su enfermedad, por lo que a las consultas de los oftalmólogos llegan los pacientes con un estado de retinopatía tan avanzado «que no podemos hacer ya nada».

La directora general ha recordado que en 2007 el Ministerio aprobó la Estrategia en Diabetes del SNS (actualizada en 2012), que está en fase de implementación de todas las Comunidades Autónomas, y «una buena parte» de sus objetivos están orientados a disminuir las complicaciones de esta enfermedad.

Según Andradas, en los últimos años se ha dado «un importante» impulso en algunas comunidades para facilitar el acceso al diagnóstico precoz de problemas visuales de los pacientes con diabetes en atención primaria y también a través de la telemedicina, aunque no ha mencionado cuáles son.

El presidente de FEDE ha calificado el plan estratégico de «francamente bueno», aunque ha criticado que «muchas» de las medidas aprobadas por el Gobierno central «luego dependan de la voluntad de la comunidad o del consejero de turno para que se implementen o no».

«Tenemos diecisiete estrategias en España y esto no es posible», ha subrayado.

Fuente: Salud Ideal

Como proteger los ojos de los niños en verano

Los expertos destacan la importancia de usar gafas de sol de buena calidad

Con la llegada de las vacaciones encontramos familias en romería de camino a playas y montañas. En la maleta: cubo y pala, litros de crema, bañadores y… ¿hemos metido gafas de sol para todos los miembros de la familia? No nos referimos a las que compramos por cinco euros con un simpático nombre en las patillas que recuerdan a otras marcas. Esas solo se deberían usar como mucho diez minutos y nunca durante largas jornadas de sol. Ni adultos ni mucho menos niños. En verano, la radiación es mucho más alta en países de latitudes mediterráneas y los expertos advierten que el melanoma puede comenzar en los párpados.
El doctor Francisco Javier Hurtado, director médico de Clínica Rementería y responsable de Oftalmología Pediátrica, señala que al menos un 10% del cáncer de piel aparece en el rostro y por eso es imprescindible proteger la zona ocular desde los seis meses de edad. Como la piel tiene memoria y acumula horas de sol, el exceso de radiación al que sometamos a nuestros hijos podría derivar en futuros problemas de salud. “Siempre que observemos un bultito en la raíz del párpado, que pique, sangre o destruya pestañas y estas se caigan conviene visitar al médico. También pueden aparecer lunares visibles en el globo ocular que debemos controlar si crecen”, señala. Y añade: “Si nos hemos concienciado con el uso de crema protectora deberíamos concienciarnos también para proteger los ojos porque son un tejido como la piel y sufren del mismo modo”. En la clínica destacan casos de niños que acuden con un dolor intenso en los ojos pero sin lesión aparente en el globo ocular. Tras un examen, los oftalmólogos encuentran quemaduras en los párpados porque han estado expuestos al sol sin ningún tipo de protección.
Gafas de sol baratas y peligrosas

El Colegio de Ópticos Optometristas de la Comunidad Valenciana también ha lanzado su campaña de concienciación “Patrulla de protección solar” en colaboración con la Cruz Roja para recorrer las playas de la costa levantina repartiendo folletos informativos sobre la correcta protección de los ojos. “Si los niños son expuestos al sol desde muy pequeños los efectos se darán a corto, medio y largo plazo. A corto plazo los niños pueden sufrir queratitis, irritación ocular, fotofobia, conjuntivitis y a largo plazo problemas como degeneración macular asociada a la edad y cataratas. El 50% de la radiación ultravioleta a la que nos exponemos a lo largo de nuestra vida recae en nuestro sistema visual antes de los 18 años y el daño es acumulativo”, explica Vicente Roda, presidente del Colegio valenciano. Para él, todas las medidas de precaución son pocas. “La montura de las gafas es lo de menos, lo que importa son los filtros porque no es lo mismo las necesidades de una persona rubia, pelirroja o morena, que va a estar expuesta al sol de playa, de alta montaña o de Noruega: el óptico está para recomendar las gafas que mejor protejan a cada persona y debemos pensar en ellas no como un complemento de moda ni un juguete, sino como un protector”.

El cristalino es nuestra principal defensa ante los rayos UVA y en los niños las estructuras oculares no terminan de desarrollarse hasta los 8 años. Por eso a edades tempranas el ojo deja pasar más luz de la que debiera. Si a eso le añadimos unas gafas no homologadas, que en realidad no protegen, lo único que harán será dar sensación de oscuridad, por lo que la pupila se dilatará más y entrarán aún más rayos de sol. “En el primer año de vida, el ojo del bebé recibe el 90% de la radiación UVA y el 50% de la UVB, por lo que nunca debe estar expuesto a la luz solar de forma directa. A los 12 años los ojos todavía reciben el 60% de la radiación UVA y el 25% en la UVB, con especial incidencia en los niños rubios o pelirrojos con ojos claros. Los padres no son conscientes del riesgo que corren sus hijos con la exposición de los ojos al sol”, añade Roda.

Otros problemas típicos del verano que afectan sobre todo a los más pequeños son los orzuelos por obstrucción de las glándulas del párpado (que requieren calor para que ese punto dilate y salga la porquería o cremas específicas) y la conjuntivitis. Estas últimas están provocadas por la insana mezcla de fluidos corporales y cloro, algo que se puede evitar con gafas de buceo. Las conjuntivitis desaparecen en una semana con ayuda de colirio para la irritación y legañas. Pero los expertos advierten: si pasado ese tiempo no remite, urge volver al médico porque pueden aparecer membranas en el ojo que no permiten que el colirio haga efecto e incluso infiltrados en la córnea que puede llegar a provocar pérdida de visión.
Fuente: http://www.elpais.com

¿Cómo puedo detectar si mi bebé tiene problemas de visión?

Existen dos tipos de exámenes visuales: los objetivos, en los que no es necesaria la colaboración del paciente, y los subjetivos, que requieren de su participación para tener en cuenta sus respuestas.

Habitualmente, a la hora de realizar un examen visual, medimos de forma objetiva la prescripción del paciente con el auto-refractómetro, un aparato que gradúa la vista de forma automática. Posteriormente, realizamos un examen visual subjetivo. Pero este no es el caso de los bebés y niños muy pequeños, que no pueden colaborar. La técnica aplicada para ellos será la retinoscopía, que nos permitirá valorar la existencia de algún defecto visual.

Al nacer, se realiza un examen completo de la morfología ocular y, en el caso de existir alguna condición específica o antecedentes familiares, se procede a un examen más exhaustivo para detectar posibles problemas de visión. A los 3 años, si no se ha encontrado ningún defecto previo, recomendamos el primer examen visual y, a partir de los 5 años, pruebas anuales.

Los defectos visuales más comunes en niños menores de 6 – 7 años

Los defectos visuales refractivos (aquellos en los que por mal funcionamiento óptico, el ojo no es capaz de proporcionar una buena imagen) más comunes son:

– La hipermetropía: ven mal de cerca.

– La miopía: ven mal de lejos.

– El astigmatismo: visión deformada.

En estos casos, la solución siempre pasa por el uso de gafas. Además, hay que considerar el ojo vago (ambliopía) y/o estrabismo y los casos de daltonismo (fallo en la visión de colores).

En el siguiente vídeo, podemos observar la reacción de una niña pequeña al usar gafas por primera vez y ser capaz de apreciar, por tanto, el mundo con claridad. Su reacción es conmovedora.

¿Pero cómo puedo detectar síntomas de problemas de visión, aunque al nacer el bebé no fuera diagnosticado?

A menudo, dejando aparte las patologías, los niños no se quejan de ver mal cuando sufren alguno de los trastornos visuales más frecuentes, como son los defectos de refracción y el estrabismo. Por eso, es importante observar si el niño desvía un ojo, si guiña siempre el mismo cuando va por la calle, si tuerce la cabeza al prestar atención, si se acerca mucho los objetos, si tiene dolores de cabeza, si se le enrojecen los ojos frecuentemente o si se frota los ojos o parpadea demasiado.

Consecuencias de la detección tardía de un problema visual

La falta de detección de los problemas visuales puede provocar ambliopías y estrabismos, ya que un ojo que no ve bien tiende a empeorar. El hecho de ver con un solo ojo (ambliopía) provoca la pérdida de la visión del espacio tridimensional. Los niños que no ven correctamente, ya sea con un ojo o con los dos, pueden tener un bajo rendimiento escolar o ser más “patosos”, con pocas habilidades deportivas o manuales. Los que son daltónicos, al tener alterada la visión de los colores, podrían mostrar un menor rendimiento escolar.

Los tratamientos más frecuentes para niños de corta edad (< 7 años)

Las soluciones visuales siempre pasan por una buena corrección con gafas, en ocasiones complementada con terapia visual y, solo en casos especiales, se recomendará cirugía.

¿Existe prevención para los trastornos visuales?

La hipermetropía y el astigmatismo no se pueden prevenir, porque dependen del tamaño y forma del ojo, además del componente hereditario.

Sin embargo, ciertos tipos de miopía pueden prevenirse con unos buenos hábitos visuales, es decir, con pautas de conducta que promuevan actividades al aire libre. El tratamiento del ojo vago y el estrabismo requieren de una detección temprana. El daltonismo es un defecto congénito, por lo que no tiene prevención.

Ciertos hábitos perjudiciales para la salud visual

El abuso de dispositivos electrónicos en condiciones de baja iluminación puede constituir un factor de riesgo importante para la salud ocular y visual a largo plazo. En la infancia, la pupila es mayor y sus medios oculares más transparentes, lo que permite que la radiación que entra en el ojo sea más intensa. A corto plazo, este uso en condiciones de iluminación desfavorables se puede traducir en fatiga visual y sequedad ocular, que conlleva incomodidad y molestias en los ojos. En este punto es recomendable limitar el uso de dispositivos y, durante su utilización, hacerlo siempre con una buena iluminación y descansando la vista a menudo.

 

FUENTE: http://elpais.com/elpais/2016/03/10/buenavida/1457629408_509497.html?id_externo_rsoc=FB_CC

FILTROS SOLARES

Las gafas de sol se dividen de acuerdo a la cantidad de luz visible que pueden filtran en 4 categorias, de 0 a 4 independientemente del color de la gafa (Verdes, marrones, grises, etc) – Ver tabla

image

image

https://m.facebook.com/IOAMadridInnovaOcular/